Tratamiento y calidad de agua en enfriadores evaporativos

Tratamiento y calidad de agua en enfriadores evaporativos

Tener un plan de mantenimiento para todo sistema es de suma importancia, sobre todo si se trata de unidades de enfriamiento que utilizan el principio de evaporación, ya que la aparición de sólidos disueltos en el sistema puede acortar su vida útil. Por ello, es necesario que contemples un programa de limpieza regular y sepas cómo llevar a cabo el drenado

Ian Runsey / Fotografías: cortesía de Güntner

De acuerdo con el principio termodinámico de los enfriadores evaporativos, una porción del agua reciclada que pasa sobre la superficie de intercambio de calor se evapora a medida que absorbe el calor del fluido que se está enfriando, mientras sale aire caliente a través de los ventiladores. Sin embargo, sólo se evapora el agua pura, lo que implica que cualquier impureza en el líquido se quede en el sistema de recirculación y, dependiendo de la ubicación del equipo, es posible que el sistema absorba la suciedad suspendida en el aire.

El plan de tratamiento de agua en los enfriadores evaporativos es esencial para su máxima eficiencia y energía, ya que asegurará una vida larga de las unidades.

Tasa de purga
Las impurezas y los contaminantes provenientes de la atmósfera,  más los sólidos disueltos presentes en el agua, si no se controlan de manera efectiva, pueden causar acumulación de lodo, crecimiento biológico, incrustaciones, suciedad o corrosión a medida que incrementa su concentración en el sistema de distribución. A fin de evitar la aparición de estos sólidos disueltos, debes drenar (purgar) una porción del sistema de reciclado de agua.

Los ciclos de concentración reflejan hasta qué grado se permite que los sólidos disueltos en el agua de reposición aparezcan en el sistema de agua recirculante; esto provocará una mayor concentración permitida de sólidos disueltos en el agua de aporte y una menor tasa de purga.

Para reducir dichos ciclos, debes añadir agua de reposición y, al realizar el drenado, es importante que consideres que la misma cantidad de agua que añadas al sistema es la que debes retirar. Por consiguiente, se mantendrá un ciclo específico de concentración. Esto puedes realizarlo a través de dos métodos:

PURGA CONSTANTE: ajuste manual de la válvula de purga en la descarga de la bomba de regulación, basado en el análisis periódico de la concentración de sólidos disueltos (dureza del agua) en los picos de carga. Éste es un método simple, pero debido a que la purga es constante, la pérdida de agua y de químicos para tratamiento puede ser alta, cara y no siempre eficiente

PURGA CONTROLADA: depende de un procedimiento automático de los sólidos disueltos, que será indicado por el paso de calor o electricidad. Es el método preferido, ya que el control automatizado minimiza el desperdicio de agua y productos químicos. Un proveedor externo deberá suministrar la válvula solenoide y el controlador de conductividad. El punto de ajuste para el controlador de conductividad debe mantener los ciclos de concentración deseados y determinarse por un especialista calificado en tratamiento de agua

Técnicas para el tratamiento de agua
Para controlar la contaminación en los enfriadores evaporativos, el mejor método es que los mantengas limpios; además, periódicamente debes limpiar la cisterna para eliminar los sólidos en suspensión, como lodos o materia orgánica, y drenar hasta dejarla limpia y dejarla secar antes de llenarla de agua nuevamente.

Una de las principales causas de suciedad son los microbios; éstos pueden provocar graves problemas de corrosión y depósitos en los enfriadores. Los microbios en el sistema de agua del equipo se pueden volver resistentes a un mismo método; por lo tanto, es recomendable que utilices tanto tratamiento químico oxidante como no oxidante, ya sea que se mezclen o turnando su aplicación.

La legionela, por ejemplo, que se desarrolla a temperaturas de agua entre 20 y 50 °C y su crecimiento óptimo se da entre los 35 y 46 °C, a causa de la temperatura de operación de las unidades evaporativas que se encuentra en un rango de 29 a 38 °C, prolifera en el equipo, ya que se convierte en su hábitat ideal. Por otro lado, las bacterias mueren cuando existe un pH bajo, altos niveles de crecimiento biológico y temperaturas del agua superiores a 60 °C. También, las boquillas atomizadoras de las unidades evaporativas producen gotas de agua en forma de aerosol, que es el mecanismo ideal para la propagación de infecciones.

Considera que es un requisito obligatorio llevar un programa de análisis de agua a cargo de una empresa dedicada a estos servicios de tratamiento, lo cual debe formar parte del plan de mantenimiento regular y ser compatible con los materiales de construcción de la unidad. En el caso de los sistemas que tienen metales mixtos, tendrás que acudir con un experto para idear un plan que garantice la protección adecuada de todos los componentes dentro del circuito de agua recirculada.

El plan de tratamiento de agua en los enfriadores evaporativos es esencial para su máxima eficiencia y energía, ya que asegurará una vida larga de las unidades.

—————————————————————————————————————————————————

Ian Runsey es vicepresidente de Güntner U.S. y director de Administración de Productos de Güntner Norte y Latinoamérica. Cuenta con 34 años de experiencia en la industria, incluyendo las áreas de Aplicación de Producto y Ventas, Ingeniería de Producto y, actualmente, Administración de Productos. Se especializa en sistemas de refrigeración industrial, Administración de Proyectos, Ingeniería de Diseño y Proyectos de I&D relacionados con chillers de grandes capacidades, sistemas de distribución de aire lateral, sistemas de almacenamiento térmico y diseño de intercambiadores de calor para aplicaciones de refrigeración industrial.

social position