El valor de la logística

El valor de la logística

Una parte importante de cualquier compañía es la organización operacional de alza y entrega de un producto, ya que intervienen diferentes áreas de negocio. Con ciertas recomendaciones se puede contar con el proceso adecuado en el que los proveedores, la gestión interna y los clientes queden satisfechos

Victoria Zárate

Dentro de una empresa, el Área de Logística se encarga de estudiar cómo colocar los bienes o servicios en el lugar acordado, en el momento indicado y bajo las condiciones adecuadas.

Aunque este proceso ha ido cambiando (en un principio sólo se consideraba como tener un producto o servicio en el sitio “fuera como fuera”), su principal misión sigue siendo satisfacer a los clientes a través de la optimización de los recursos con los que se cuente. Desde esta perspectiva, la logística es un punto de apoyo para la posición de cualquier empresa, pues abarcar más espacios y tener una capacidad de movilidad que sea evidente, repercutirá en una buena imagen. En este sentido, la logística de un producto o servicio se ha convertido en la gestión de los medios necesarios para alcanzar este objetivo y movilizar tanto los recursos humanos como los financieros.

Por ejemplo, la Asociación Mundial de Profesionales de la Cadena de Suministro (CSCMP, por sus siglas en inglés) explica que “la logística es aquella parte de la gestión de la Cadena de Suministro que planifica, implementa y controla el flujo –hacia atrás y adelante– y el almacenamiento eficiente de los bienes, servicios e información relacionada, desde el punto de origen al punto de consumo, con el objetivo de satisfacer los requerimientos de los consumidores”.

Por otro lado, el investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM, Juan Pablo Antún, en su libro Logística: una visión sistémica, refiere que “la logística se puede comprender de procesos de estrategia de planeación, abastecimiento, fabricación, movimiento o distribución y venta de un producto, cuyo proceso inicia desde los proveedores hasta los clientes, permitiendo una optimización sobre las variables que lo determinan: costos, flexibilidad, calidad, servicio e innovación”.

Vista como el puente o nexo entre la producción y el mercado, esta área necesitará de una distancia y tiempo establecidos, pues separan a la actividad productiva del punto de venta que, con la planificación y gestión de recursos, hará del proceso un éxito.

Errores más frecuentes en el proceso de logística

  • No informar a tiempo de la llegada de la mercancía
  • Enviar la mercancía a otros destinos
  • Las demoras del contenedor en el puerto a causa de su transporte y la congestión e insuficiencia de la infraestructura portuaria
  • El incumplimiento de los transportadores con la hora acordada
  • El mal almacenamiento de los productos (si se trata de perecederos, es muy importante tener identificados y reservados los cuartos fríos extra más apropiados para el producto)
  • La inseguridad de mercancías en las bodegas de almacenamiento
  • La inexactitud de los inventarios de la mercancía almacenada
  • El almacenamiento de productos inservibles, lo cual hace incluso menor la capacidad de las bodegas, afectando el almacenamiento
  • La falta de planeación

Como objetivos principales, la logística busca ofrecer el mejor servicio al menor costo, requiere ser organizada para su distribución, entregar el producto a tiempo y reinventarse con cada nuevo método de distribución de mercancías. Como explica el comunicador social organizacional y especialista en Mercadeo Estratégico y en Gerencia de Multimedia, Luis Daniel Vargas, en La logística, la punta de lanza del comercio electrónico, “hay factores por considerar para poder lograr un proceso exitoso apoyado en la logística”. Así, el autor detecta los cinco siguientes:

  1. Seguimiento del pedido en tiempo real. Es una capacidad de gran valor, ya que la trazabilidad, además de que permite el seguimiento de un paquete, da seguridad a los clientes y es un punto de referencia sobre el momento en el que se entregará el pedido
  2. Control de inventario. Cuando un cliente no recibe lo que se le ha ofrecido, no va a regresar. Por ello, es importante contar con un sistema de inventarios conectado al Área de Ventas, que muestre sólo el producto con el que se cuenta, lo cual evitaría errores y faltas
  3. Horarios de entrega efectivos. A pesar de que no todo está en manos de la gente, debido a que puede haber cualquier contratiempo, siempre se debe dejar en primer lugar el horario en que se va a entregar cualquier producto, lo cual brindará satisfacción al cliente y evitará gastos adicionales; además de que repercutirá en una buena imagen para la empresa
  4. Agilidad en las devoluciones. Si por alguna razón no pueden ser evitadas, deben ser eficientemente tramitadas. En ocasiones, debido a múltiples factores, se presentan devoluciones de paquetes, las cuales deben ser ejecutadas de manera rápida y eficiente, de forma que se eviten mayores costos y molestias por parte del cliente
  5. Tercerización de los procesos. Menores costos, mayor eficiencia. Contar con un sistema logístico especializado y eficiente requiere de fuertes inversiones, las cuales muchas veces no pueden ser asumidas por un gran número de organizaciones; sin embargo, no por esto se debe renunciar a la posibilidad de cubrir con esta área por medios alternos

Considerar estos factores vuelve favorable cada proceso donde los medios productivos, como el transporte y alza de productos, se benefician mutuamente. En la Revista Indicador Automotriz se destaca que en cuanto al transporte es “un punto de concentración de tráficos provenientes de orígenes geográficos distintos, lo que permite mejorar la productividad de las operaciones de transporte al capturar volúmenes importantes de carga entre dos o más plataformas logísticas, y organizar embarques con cargas combinadas para clientes distintos. Al mismo tiempo, se constituye como un punto de encuentro entre modos de transporte y permite su complementariedad”.

Afortunadamente para el sector, las herramientas con que se apoyan parecen ser variables y, hasta cierto punto, costeables. Del mismo modo, debe destacarse que los proveedores, la gestión interna y los clientes quedarán satisfechos en cada paso, permitiendo la administración de la estructura como una sola idea de negocio que beneficia a todos los eslabones que participan en ella. Sin duda, el alcance de la logística abarca toda la organización de trayecto, entrega y servicio postventa, cuya misión consiste en planificar y coordinar todas las actividades necesarias para conseguir los niveles deseados de servicio y calidad, que repercutan en una imagen positiva.

Tomada de Cero Grados Celsius

social position