Inversión en refrigeración, reto para la inocuidad alimentaria

Inversión en refrigeración, reto para la inocuidad alimentaria

Para asegurar la inocuidad en los productos perecederos, “el reto número uno en la cadena de frío es la disponibilidad de la tecnología”, afirmó Luis Alberto Cruz, representante de Safety Quality Food (SQF) México, durante su conferencia “Expectativas en inocuidad de alimentos” impartida en el marco de la Expo ANTAD & Alimentaria México 2019

En México, entre 70 y 80 por ciento de los alimentos que se consumen son perecederos, frescos, frescos refrigerados y congelados, los cuales dependen de la efectividad en la cadena de frío; por ejemplo, en frutas, hortalizas, pescado, mariscos, embutidos y lácteos, explicó Luis Cruz.

Por lo tanto, es necesario que tanto los productores como la industria del retail inviertan en tecnología innovadora de refrigeración.

El especialista también expuso que, hasta ahora, la migración de sistemas de refrigeración con amoniaco hacia los sistemas que ocupan refrigerantes sintéticos ha contribuido en la reducción de costos de energía. Mientras que el cambio de luces incandescentes por led ha disminuido el calentamiento dentro de cuartos fríos.

La importancia de adoptar el principio de inocuidad en la industria alimentaria radica en tres ámbitos: en la salud pública, pues se pueden evitar enfermedades gastrointestinales; en la calidad de vida de los consumidores; así como en materia comercial, ya que por prácticas inadecuadas se han perdido hasta 80 millones de dólares en plantaciones de melón chino, destacó el representante de SQF en el país.

Por ello, indicó Luis Cruz, el sistema de gestión en inocuidad alimentario de SQF busca conciliar la salud de los consumidores con la rentabilidad de las empresas de manera que puedan recuperar su inversión sin mermar la calidad.

social position